NO DISPONIBLE ACTUALMENTE

La FemDom nos aporta distintas y grandes experiencias con nuestro sumiso, aún y así es posible que en algún momento nos sintamos limitadas, tal es así que pensamos que su crecimiento tiene un tope cercano y las sesiones, juegos o relación van perdiendo intensidad y acercándose a la llamada monotonía, de ahí al aburrimiento hay un paso.

Un sumiso limitado no crece a golpe de látigo, crece por amor a su Ama y sólo si ésta sabe escuchar incluso lo que no se dice.
Hoy os hablo de la sissy, ese sumiso que considero imprescindible para toda Ama, un sumiso que, incluso teniendo grandes límites iniciales (que los puede haber), tienen verdadero potencial oculto pero que hay que ir descubriendo sutil y lentamente. A medida que cada novedad es asimilada, comprendida y aprendida se empieza a crear ese vínculo que acaba por convertirse en unión inquebrantable y consolidada. Una sissy no nace sissy si no que es una creación de su Ama, pero… :

¿Cómo hacerlo? (De sumiso a sissy)
¿Cómo saber si un sumiso puede ser una buena sissy?
¿Cómo descubrir sus capacidades?
¿Qué es una sissy, cómo piensa, qué quiere?
¿Es lo mismo una sissy que una maid?
¿Es aconsejable tener más de una sissy?
¿Cuál es el trato, procedimiento o pasos a seguir con una nueva sissy?
¿Cómo es la educación de una sissy?
¿Qué protocolos debo enseñar?
¿Hasta dónde llega una sissy?
Si conozco a una sissy ya formada, ¿qué hago?
¿Cómo debe ser mi actitud con una sissy? (Tú como Ama también debes formarte) …

Todas las respuestas y las que te plantees ahora te las daré con este curso de formación. No puedo decirte el tiempo que necesitamos porque debo conocer tu nivel, conocer a tu sumiso desde tu perspectiva, saber si estás buscando un sumiso con potencial, conocer cuántas respuestas necesitas, etc. Una vez sepamos donde está la casilla de salida seguimos hacia tu meta.

Quiero finalizar esta introducción diciendo que las satisfacciones que puede aportar una sissy son infinitas, la vida con ella es divertida, sorprendente, plena… Una sissy hace que la FEMDOM se pueda escribir en mayúsculas. ¿Lo descubrimos?