Spanking, azotes…

Spanking, azotes, látigo, fusta, vara

Cómo no, una sesión llena de fuerza, de dolor, de caricias, de placer… Personalmente los azotes con la mano me apasionan. Acariciar y azotar, mirar al sumiso y ver sus gestos, en ocasiones sonríen pero acto seguido mi mano se acelera y azota con fuerza para cambiar el gesto. Sentir dolor y placer, mezclar ambas cosas es genial. La sesión empieza de forma muy sensual, como casi todas. Me gusta ir paso a paso, no hay prisa para el placer y éste va llegando gradualmente, cada vez con más fuerza, hasta que se instala entre ambos y el “no más fuerte, Señora” se convierte en “más, mi Señora”. Es excitante ver los cambios y ver cómo los pálidos rosados o blanquinosos se tornan rojos intensos y la temperatura aumenta varios grados en puntos concretos del cuerpo… Después de una tremenda descarga llega la calma, caricias de nuevo, algún beso para calmar el dolor, un poco de hielo contrasta aún más con la temperatura del cuerpo… El sumiso se acerca a mí comportándose como un pequeño arrepentido y reclama atención y mimos… sí, se lo ofrezco y le acojo con cariño durante el tiempo necesario hasta que la pasión vuelve a invadirme y empieza otra vez la excitante tormenta. Esta vez torturo con otros accesorios ya que mi mano debe descansar, látigo, cinturón, gato, pala… azoto y acaricio sin tregua, excitándome al mismo tiempo que el sumiso, gracias a sus gemidos y movimientos… hasta que la calma llega por última vez, sea debido a un orgasmo permitido o a un merecido y justo punto y final.

Domina Ishtar, Spanking, azotes