Sesiones

Esta introducción pretende ayudar y aclarar qué es y cómo funciona una sesión, quién es bienvenido y quién es persona non grata. Es necesario este escrito para que no existan confusiones y que nadie pierda el tiempo ni el dinero, algo tremendamente valioso para todos.

Un punto importante es que todo aquél que quiera una sesión tiene que tener conocimiento del bdsm, no es necesaria la experiencia, ya que acojo con agrado a todos los que desean iniciarse, pero para iniciarse en algo hay que saber qué es y en qué se quiere iniciar. (Hay quien me llama y cuando pronuncio las siglas me dicen ¿y eso qué es?, pues ya vamos mal…) También es importante saber qué se quiere vivir y ser claro a la hora de realizar la propuesta y pedir información. Por todo ello en este apartado voy a dar detalles de mi sala, explicaré qué tipos de sesiones puedo ofrecer y qué tipo de sumisos y sumisión se puede vivir a mi lado.

Como base empezaré diciendo que si las formas, a la hora de pedir una sesión, no son correctas no llegaremos a conocernos. No estoy hablando de que en un primer contacto nadie tenga que dirigirse a mí en tercera persona, no hace falta ese protocolo, no es indispensable ni necesario si no estamos dentro del juego, ahora solo estoy hablando de tener educación, de ser respetuoso, es algo que valoro y que exijo en todo momento porque yo ofrezco lo mismo siempre, aún y en plena sesión. Quizá sirva la aclaración para que los que leáis el texto os penséis muy mucho qué es lo que estáis buscando y si yo soy ese camino. Existe un detalle que es importante tener en cuenta y es que no acojo a aquéllos que entienden que el BDSM es solo (única y exclusivamente) sexo duro, sin más ingredientes, con lo cual ya no vamos nada bien. Digamos que el BDSM es un juego o una práctica en la que el sexo está presente, en mayor o menor medida, según la elección de la sesión que cada uno quiera, con la que fantasee y se excite. Hay quienes desean simplemente humillación; otros son masoquistas y desean sentir dolor para obtener su placer; otros se excitan simplemente viendo y adorando a su Domina; a otros les entusiasma el sentirse entregados y dejar, una vez pactados los límites, que mi imaginación desarrolle libremente la sesión en la que suele haber de todo un poco; otros quieren ser inmovilizados y que juegue con su miembro como me apetezca y de la forma que me apetezca; y, casi la mayoría, vamos a ser realistas, esperan acabar la sesión con su merecido orgasmo, cosa que casi siempre sucede puesto que es la mejor forma de poner el punto y final al estrés, a la tensión y al placer obtenido durante la misma.

Mi forma de entender este mundo es mucho más, es sensualidad, es entrega, es morbo, es diversión, es seriedad, es respeto, es placer (venga éste gracias al dolor o por una simple caricia). Sirva esta introducción como cortafuegos para los que solo buscan sexo sin tener la menor idea de lo que significa ser sumiso ni qué quieren decir las siglas “bdsm”.

Tipos de sesiones

Mi sala

Sesión de Iniciación

Tease and denial (provocar y negar) “handjob extrem”

Spanking, azotes, látigo, fusta, vara

Prácticas con arnés, sodomización 

Masoquista (general)

Temática (rol profesora/alumno, jefa/empleado, etc.) 

Fetichismo (adoración de la Domina, ropas, piel, calzado…) 

Sensuality and severity

Sesión “tipo”

Esclavo financiero

Tributos